¡No a la nueva guerra del Cáucaso!

Publié le par kras-ait

La erupción de las acciones militares entre Georgia y Osetia del Sur amenaze de transformarse en una guerra en grand escala entre Georgia sostenida por el bloque de OTAN, por una parte, y el estado Ruso, por otra parte. Millares de personas ya han estado matados y heridos - principalmente, habitantes pacíficos; ciudades y pueblos enteros han sido aniquilados. La sociedad ha sido sumergida por un flujo cenagoso de histerismo nacionalista y patriotero.

Como siempre y por todas partes en los conflictos entre los Estados, no tiene y no puede tener allí justos(as) en esta nueva guerra del Cáucaso, hay sólo culpables. Durante años ellos atizaron los carbones que ahora son embrasés en un militar difunto. El régimen de Saakashvili en Georgia mantiene a dos terceros de la población en un estado de pobreza. Cuanto más se aumenta el descontento interno en su país, más se aumenta su deseo de encontrar una salida en este callejón sin salida, para hacer olvidar su balance, en forma de una "niña guerra victoriosa". Los gobernadores de Rusia en cuanto a ellos son rellenados de la determinación de mantener su hegemonía sobre el Cáucaso. Ellos querrían hoy tomar la postura de defensor de las debilidades, pero su hipocresía es muy clara: de hecho, Saakashvili sólo repite lo que soldadesca Putinista hizo, hace 9 años, en Chechenia. Los círculos dirigentes de Osetia como de Abjazia aspiran a reforzar su papel exclusivo de aliados de Rusia en la región, y al mismo tiempo a reunir a la población empobrecida de conceptos ya sentidos en este género de situación, tales como "el sentimiento nacional" o todavía "la defensa del pueblo".

Los dirigentes de los Estados Unidos, Estados europeos y OTAN, al contrario, quieren debilitar en lo posible la influencia de los dominadores rusos sobre el Cáucaso, para garantizar el control sobre los recursos de petróleo de la región y los medios de su entrega (gasoducto y oleoducto). Así, nos hicimos los testigos y las víctimas del ciclo próximo de la lucha mundial por el poder, el petróleo y el gas.

 Esta guerra no aportará nada a los trabajadores - Georgianos, Osetios, Abjasios o Rusos - si no es la sangre y lágrimas, desastres incalculables y privaciones. Expresamos nuestra simpatía profunda a los parientes, los allegados y amigos de las víctimas, a las personas que se quedaron sin tejado por encima de la cabeza y medios de subsistencia a consecuencia de esta guerra.

 No debemos caer bajo la influencia de la demagogia nacionalista que exige de nosotros la unidad con "nuestros" gobernadores que pegan pabellón de la "protección de la tierra natal". El principal enemigo de la gente simple no son sus hermano pobres y dominado al otro lado de la frontera o de una otros nacionalidad. Sus enemigos son los patrones y los dirigentes de toda clase, presidentes y ministros, hombres de negocios y generales, los que generan las guerras para multiplicar su poder y su riqueza.

 Llamamos a los trabajadores en Rusia, en Osetia, en Abjazia y en Georgia rechazar la trampa del nacionalismo y del patriotismo y devolver su cólera contra ricos y los dirigentes a los dos lados de la frontera.

 ¡Soldados rusos y georgianos, abjazes y osetios! ¡No obedezca a las órdenes de sus comandantes, gire sus armas contra aquello qué les envían a hacer la guerra! No tire sobre los soldados "adversos" - ¡fraternice a ellos, la bayoneta plantada en el suelo!

 ¡Trabajadores de la retaguardia! ¡Sabotee los esfuerzos militares, organice reuniones y manifestaciones contra la guerra, organice usted por usted - mismos(as) y activar la huelga contra la guerra!

No a la guerra y a sus oraganizadores - ¡dirigentes y burgueses ricos! ¡Sí a la solidaridad de los trabajadores por superior de las fronteras y las líneas de frente!

Federación de los trabajadores de la educación, ciencias y técnicas de la CRAS, la sección ruso de la AIT

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article